TEAMLAB

Han aterrizado en la Fundación telefónica y se trata de un equipo japonés multidisciplinar que firma como grupo y que integran diferentes profesionales; matemáticos, ingenieros, programadores, arquitectos, artistas en 3D… Hacen un tipo de instalación ; imagen y sonido, una ambientación donde la inmersión y la interacción  es total. El público es parte de la obra, su presencia genera variaciones en la misma, como en la pared de mariposas que al tocarla se generan cientos de mariposas de colores o las olas que se van proyectando sobre los cuerpos de los visitantes.

La instalación está dividida en tres partes, “Black Waves” “Flutter of Butterflies” “Cold Light” , la principal son las olas que recorren todo el espacio vertical expositivo, y que se refleja en el suelo que actúa como espejo e integrador de la imagen del espectador. Olas negras que no dejan de recordarnos “La gran ola de Kanagawa” Hokusai 1830. Es un equipo que hace un tipo de arte de lo más vanguardista pero mirando a la tradición. La pared del mariposas, en ella se usa más el color y los sensores de manera que la presencia del espectador genera un desarrollo diferente de los ramos de mariposas y el video “Cold light” que alude a la traición de japonesa de la caligrafía como obra de arte, en la proyección el trazo es el protagonista con una apariencia escultórica y matérica de una estética preciosista. Toda la obra es en blanco y negro exceptuando las mariposas lo que le dota de una elegancia añadida.

La música acompaña y envuelve el recorrido, es protagonista al mismo nivel que las imágenes puesto que parece que todo está ritmado e invita al visitante a acompasar su paso al tempo musical en su desplazamiento.

En la entrada hay un hashtag que nos incita a compartir nuestras fotos en las redes sociales y sí, se comparten las fotos de las obras, de los reflejos y cientos de selfies en los que se puede observar la aceptación popular. Esto le da un punto de atracción de feria, como el hecho de ir en un momento de máxima afluencia que a parte de desvirtuar la obra impide escuchar la música y la inmersión no llega a producirse por razones obvias.

Pero es una belleza, un paseo hedonista digital y una muestra de por dónde puede ir el desarrollo de performance, instalaciones y otras manifestaciones culturales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s