Balthus en Madrid

Balthus ha aterrizado en Madrid y como es habitual el debate se centra en si su mirada está viciada o si sus pinturas son pornográficas olvidándose de que se trata de arte y de que la mirada debe de ir limpia de prejuicios y la mente abierta, plantearse el valor de la exposición, valorar la calidad de las obras expuestas y la manera de exponerlas.
Se trata de una exposición de 47 piezas elaborada conjuntamente con la Fondation Beyeler de Basilea donde ha sido expuesta en primer lugar . Un conjunto de obras de gran tamaño que cuenta con la presencia de algunas rarezas pertenecientes a colecciones particulares no muy proclives a  prestar; como las de la primera etapa de las calles de París. La disposición cronológica permite observar como evoluciona la obra de Balthus. Su trabajo tiene diferentes faceta: una visión exploradora, la edad, la inocencia, el erotismo, el envejecimiento. La relación del tiempo en su trabajo es muy interesante, el toma el hecho de pintar con una lentitud magnifica y sus últimos lienzos llegan a realizarse en diez años, seguía una especie de ritual que comenzaba con la oración.

Su educación ha sido exquisita gracias a crecer rodeado de intelectuales: Rilke, Bonnard, Guide, Artaud, André Masson, Lakan,  George Bataille. Rechaza el aprendizaje en taller y opta por ir a copiar a los grandes maestros del Louvre con especial dedicación a Poussin. No se puede dejar de lado la interpretación de algunos cuadros que son obras reconocidas de las grandes figuras como los jugadores de cartas de Paul Cézanne y su tela “Jugadores de cartas”. O personajes de diferentes autores de diferentes épocas que mezcla en sus telas como es el caso de “La rue” , “La toilette de Cathy” o “Les beaux jours”.

El momento en el que pinta Balthus es un momento eléctrico, crítico. Como decía Artaud “Un pintor telúrico que huele la peste, la tormenta y las epidemias”. Un drama que se desnuda ,lo expresa muy bien en alguno de sus paisajes aquí presentes; paisajes inertes con absoluta calma, con un trasfondo inquietante. Hay mucho que interpretar, Balthus pone toda su angustia, sus entrañas en sus telas. Se expresa, muestra el mundo en sus lienzos. No hay que olvidar que vive las dos guerras que aunque explícitamente no están presentes, sí que lo están. El tiempo, el espacio y la luz parecen los temas de sus obras en una composición casi geométrica, matemática, este tipo de composición que emplea le requiere mucho tiempo;  es un tanto flemático.

Su mujer es muy femenina y segura de sí misma aunque en muchas ocasiones le vemos enfrentada a un peligro inminente lo que provoca una sensación de malestar. Como alguno de los objetos de significación ambigua que comparte con los surrealistas a los que frecuentaba.

Su primera exposición tiene lugar en 1934 y en la misma presenta una obra absolutamente provocadora como explicita ” Lección de guitarra” una escena feroz, escena erótica para gritar abiertamente el drama de la carne, paradigma del rechazo a la hipocresía. Una profesora continúa la lección de guitarra que había comenzado, en el cuerpo de su discípula tocando las cuerdas del placer. Es brutal el ordenamiento cartesiano de la escena y el desorden moral de los comportamientos. Esta obra está ausente en Madrid pero aparece “La rue” 1933 una tela de envergadura, muy representativa de este momento pseudosurrealista de Balthus. Compone una escena de teatro en una calle que parece salida de un sueño . Una mujer con un niño con cara de adulto, un obrero con una tabla que le oculta, una niña que parece apartarse al paso de un niño de paso autómata pueblan este espacio un tanto fantasmagórico. Una escena en la esquina izquierda que nos incomoda por su violencia y sordidez: una niña es atrapada por la espalda por un hombre que lleva la mano a la entrepierna de la niña. Esta escena ha sido retocada pues en un primer momento la mano se hundía en el sexo de la adolescente pero acabó por corregirla el autor 20 años más tarde.  Busca la rareza de lo extraño, la calma tensa los personajes con poses forzadas en un aislamiento total con respecto a los otros personajes en una especie de ensimismamiento. Hay un inmovilismo total, parecen petrificados: observar esta escena de calma silenciosa nos provoca inquietud, desconfianza, temor.

“Quiero mostrar todo lo que permanece escondido en el fondo de nosotros, una imagen esencial del ser humano despejado de la capa de cobarde hipocresía” Balthus. En sus retratos de los hermanos Blanchard, marca la linea que va a configurar toda su obra posterior; una composición rigurosamente geométrica con una armonía cromática deliciosa, una luz mágica que transforma y envuelve. Las poses de los hermanos son totalmente infantiles aunque están geometrizados e inmersos en su mundo. Thérèse Blanchard ha sido modelo durante mas de un una decena de años de Balthus y ha protagonizado alguna de sus obras más conocidas, enigmáticas y controvertidas. “Thérèse soñando” una escena donde una adolescente sentada en un sillón con las manos tras la nuca duerme tranquilamente descuidando su postura que entreabriendo las piernas deja a la vista su braga blanca. De la misma blancura que el platito en el que lame la leche el gato que la acompaña dando lugar a un paralelismo fuertemente perturbador. Desde el principio esta representación ha sido polémica y se ha dejado en segundo plano la maravillosa obra de que se trata. Una iluminación encantadora que baña la estancia y cubre todos los elementos transmitiendo esa sensación de habitación prodigiosa donde el sueño inocente de una adolescente nos transporta a un momento de paz y tranquilidad total. El gato, la entrepierna despierta el pensamiento transversal que contradice este idílico sueño.

“Les beaux jours” en primer plano absolutamente iluminada una palancana, detrás de una joven recostada en un diván mientras su amante con el torso desnudo aviva el fuego. Es brutal como conjunto. El fuego con su componente bélico, la joven de aspecto frágil que fija su mirada en su reflejo en el espejo y la complexión fornida del amante. Son elementos simbólicos que llenan de significado el lienzo. Estos elementos se repiten en toda la obra balthusiana. Los curiosos paisajes de Balthus pintados cuando vuelve de la guerra lesionado no dejan de ser enigmáticos con su ordenamiento geométrico hasta de las sombras, sus jóvenes ordenadas igualmente pero que este mismo rigor matemático nos induce a pensar en lo atroz de lo que no se muestra pero que provoca esa pesada calma.

El tiempo que pasó en Roma dirigiendo la Academia de Francia llevó una vida mundana y esto se vio reflejado en sus obras, mucho mas diluidas y amables. Aparece un mayor gusto por lo anecdótico y sus fondos y paleta sufren una alteración. Fondos de una riqueza exquisita en donde el ritmo geométrico prevalece pero es acompañado de otros motivos decorativos así como de colores pasteles y cálidos. De esta época encontramos muy poca representación a penas una tela; “La habitación turca” en la que aparece el espejo, los bodegones un tanto extraños, que siempre aportan un valor simbólico.

Podemos hablar de la obra de Balthus hasta sus últimos años como el producto de una pulsión incontenible, obsesiva e irrefrenable. Una intención de perturbar al espectador que si no fuera por esta propensión estaría ante una obra realista bastante tranquila, sin tener en cuenta ese juego de palabras, esa resonancia erótica. De ahí la repetición obsesiva de ciertos elementos escabrosos: una joven preparada para recibir a un hombre es una escena muy anclada en el inconsciente del autor, una serie de imágenes fantasmagóricas de las que el artista no es capaz de deshacerse. Hay otras voces que hablan de una búsqueda del efectismo en sus telas sin mayor pretensión. Bajo mi punto de vista esta teoría no justifica su gran labor.

fullsizeoutput_c5f

“Los hermanos Blanchard” 1937

fullsizeoutput_c5e

“Teresa soñando” 1938

fullsizeoutput_c5c

“Les beaux jours” 1944-46″

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s