PERFORMANCE, ARTE O ESPECTÁCULO

El huevo. Palais de Tokyo .

Hace un tiempo, en una de mis visitas al “Palais de Tokyo”, en Paris, me encontré con la obra del artista Abraham Poincheval, artista francés de Marsella y profesor de Performance en la universidad de Aix-en Provence.

Protagonizaba dos performances; Piedra; una piedra en la que había escavado un habitáculo con su forma y en la que pensaba pasar 8 días en condiciones de aislamiento, inmovilidad y seguimiento por cámara. Al cabo de estos 8 días emergería de esta cámara como en un renacimiento. Huevo es la segunda performance, en ella se empeña en dar vida a unos huevos de pollo incubándolos a modo de papa-gallina. Para la ocasión se hace construir un sillón -cama con un “edredón ” y un espacio donde se situaban los huevos a una temperatura constante de 37,2º. En esta ultima performance esta inmerso en una campana de pléxiglas transparente a través de la cual el visitante puede ver a Abraham , Abraham al visitante aunque no hay posibilidad de hablar. En un plazo de 21-26 días los huevos deberían de eclosionar y de esa manera acabar la prueba con éxito como así pasó. En la primera él se transforma, por un periodo inmerso en un mineral mientras que en la segunda es capaz de transformar huevos en seres vivos…

El encuentro no me pilló de sorpresa puesto que había leído lo que me iba a encontrar. A veces leo algo que no llego a entender y espero a verlo para ver como es en realidad, incluso a veces dejo pasar tiempo desde que lo veo hasta que lo valoro para ver si el paso del tiempo me hace cambiar de idea. Cuando llegué estaba incubando los huevos, me encontré con una jaula transparente en cuyo interior un señor en calcetines blancos sentado y cubierto por un edredón escuchaba música a través de sus cascos Appel. También estaban allí estructuras de anteriores performances, la piedra y el oso     ( oso disecado con interior adaptado para pasar unos días, hecho en el “Musée de la chasse et la nature”).

Me sentí molesta, no entendí el espectáculo a medio camino de un reality y una función circense de lo más rancio. Seguramente no fui capaz de ver la carga filosófica, estética e incluso teológica de la escena pero me pareció absurdo. Quizá traspasar los limites establecidos para sentir el material en sí mismo es algo que aporta una nueva visión y quizá el hecho de dar vida a unos huevos haga al artista sentir la famosa maternidad o sentirse artista demiurgo …. pero no consigo ver en esto nada artístico , la visión de Abraham en calcetines no me ha abierto ninguna vía de conocimiento . Tengo la sensación de haber visto una escena de escapismo , tengo la sensación de haber visto algo que solo me ha robado unas horas de mi tiempo. Lástima que ocupase tanto espacio en el Palais de Tokyo y en la prensa .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s