Alfredo Jaar .Les Rencontres d’ Arles (1).

eMuseumPlus
Arles se convierte en los meses de verano en la capital de la fotografía: “Les Rencontres d’Arles” nos dan una idea de lo que se está haciendo y quien lo está haciendo en el mundo de la fotografía. El acontecimiento termina el 22 de septiembre tras dos meses de andadura .Un hilo conductor, Arles in black, guía a los 50 artistas que exponen en diferentes espacios repartidos por la ciudad.Fotografía en blanco y negro, un estilo que se había abandonado para ser retomado al cabo de un tiempo, su capacidad expresiva, actualidad posibilidades son cuestiones presentadas a priori que se van contestando a medida que vamos disfrutando de todo lo expuesto .
Ante tal torrente de material hablaré solo de aquellos artistas que me han cautivado por alguna razón,sabiendo que no seré justa puesto que en este tipo de eventos hay trabajos de calidad que quedan relegados a un segundo plano.Alfredo Jaar es el autor que más me ha impresionado, su instalación está situada en ” L’Église des Frères-Prêcheurs”, el estado de semiabandono de esta iglesia se adapta perfectamente a la obra de Jaar. Arquitecto de origen chileno educado en el exilio y afincado en nueva York, esto marca considerablemente su visión del mundo.Analista de la fotografía periodística la descompone y analiza casi con bisturí.¿Hasta que punto una fotografía muestra la realidad o es un testigo objetivo de la misma? ¿hasta qué punto está mediatizada o manipulada?
Una pantalla gigante de luces de neón abren la exposición, no se puede mirar cara a cara la pantalla, los neones nos molestan. Rápidamente me flaxeó la mente la imagen del “Gernica” su bombilla acusadora que obliga a tomar partido.Esta impresiónes permanente a lo largo de toda la muestra.Detrás de esta pantalla un espacio con el acceso controlado y donde una pantalla nos cuenta la historia de Kevin Carter; el famoso fotógrafo sudafricano que gano un premio Pulitzer por su archiconocida fotografía de “Niña rwandesa y el buitre”. La pantalla negra que ocupa este espacio es atravesada por una linea de letras blancas en las que se nos cuenta la historia de este fotógrafo de una manera somera, activista contra el apartheid, implicado en causas sociales vivió en primera persona las atrocidades de Rwanda y se suicidó a los tres meses de obtener el premio… no soportó las críticas hacia su postura en la toma de la imagen. Recalca eso si, que la agencia para la que trabajaba es la propietaria de la fotografía, Agencia Corbis de Bill Gates…
La fotografía muestra la verdad de lo que ocurre o nos muestra escenas teatralizadas y engañosas.Objetividad pretendida es lo que nos muestra en “Mayo 2011” , posición , gestualidad estudiadas , elegidas.Dos pantallas , una muestra a la plana mayor del poder de los Estados Unidos con su presidente,y colaboradores cercanos, todos miran a un punto que está fuera de la escena, nosotros al mirar vemos otra pantalla en este caso en blanco. Se trata de la “caza a Ben Laden” se trata de lo que no hemos visto que es exactamente de aquello de lo que se trata. Una imagen manipulada y una pantalla en blanco… no vemos… Obama premio Nobel de la Paz. Nada mas que añadir.
“Fotografías reales” unas palabras valen más que mil imágenes sobre todo cuando todos conocemos las imágenes. En esta “capilla” coloca montones de cajas negras, rectangulares, ordenadas, iluminadas por focos y unas letras en blanco sobre las tapas. Estas frases nos describen objetivamente donde, cuando y el como de la imagen; campos de refugiados rwandeses y sus escenarios de masacre.No hay mas que palabras pero las imágenes pertenecen a nuestro subconsciente. Africa, sol, polvo, moscas, cuerpos masacrados, piel negra sudando, montones de cuerpos apilados.. ¿Quien lo desconoce? ¿quien no sabe el color de la luz en África? ¿o el sudor en la piel negra? Pero no lo vemos, no existe de la misma manera que la comunidad internacional no vio el genocidio o lo negó.. Somos unos simples voyeurs inactivos, miramos las imágenes sin hacer nada, y nos vuelve a molestar el neón casi como para irritar el ojo y que comience a generar lágrimas..
“El silencio de Nduwayezu” un niño rwandés que no habla pero que su mirada dice todo. Testigo de los horrores, estos le han dejado mudo. Jaar presenta la historia en una linea blanca en un muro pantalla que oculta la zona del altar. pasando el muro una mesa-altar iluminado repleto de diapositivas con los ojos de este niño rwandés , miles de ojos que miran al que mira. Impresionante, ver la imagen en los ojos del que la ha visto..
Cuando se ven las portadas del Times o del Life de ese mismo momento uno ve que la realidad es muy diferente de lo que vemos en la prensa o de lo que queremos ver. Una muestra emotiva, emocionante e impactante.Conmovedor, excelente trabajo.IMG_617089014779_p

Un comentario en “Alfredo Jaar .Les Rencontres d’ Arles (1).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s